Para un hipócrita…

Esto lo escribí hace mucho, directo y fuerte. Un reflejo de lo que es una persona así.

“Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos.”
-William Shakespeare

En un momento de mi vida tuve que enfrentarme a la amarga situación de que me dieran una “puñalada en la espalda” en mi ambiente profesional. Fué algo muy duro por varias razones, entre ellas que esa persona la admiraba y le había brindado me confianza. En ese momento yo había crecido tanto como profesional que sentí en ese momento que sus actos fueron el resultado de “celos profesionales”. Mantuve esto en secreto por más de 5 años, pero me parece que es tiempo de compartirlo.

No está editado, está publicado tal y como lo escribí en aquel momento.

Image by Steve Buissinne from Pixabay 

La hipocresía es el arma más denigrante de un ser humano, puede cambiar la forma de ver a una persona como también puede destruir la vida de ese ser. Es tan horrible que hace despertar sentimientos de odio y hasta desprecio hacia esa persona hipócrita al momento de ser descubierta. Ser víctima de la hipocresía es como comprar tu propio carro y al día siguiente el banco te lo quite. Puedo escribir tantas cosas de la hipocresía que podría crear una nueva descripción de ella en Wikipedia. Pero el poder desahogarme le quitaría mucho peso a mi alma.

Que difícil es estar en un lugar que le has entregado tus mejores años de vida y que de la noche a la mañana no te quieran en ese lugar… Qué difícil es que teniendo bien claro que para crecer debes irte de ahí y no lo haces porque es parte de ti, pero ahora que tienes que pensar en más cosas te hacen abandonarlo… Qué difícil es tener que escuchar a aquel que todos te advirtieron y se volvió tu amigo darte la espalda, traicionarte y ahora decirte que irte es una opción… Más difícil aún es pensar por qué tengo que hacer esto…

Irme es una opción, porque aquel que necesitaste en algún momento y nunca pudo llegar ahora llega y te dice lo que tienes que hacer, y es mejor mantener a ese contento y al que cuando no tuviste a nadie y cuando todo era una mera basura y lo hizo tomar forma… A ese… A ese lo desprecias, lo presionas, lo pisoteas, lo denigras, le clavas el puñal en la espalda como un vil traidor. Con el alma hecha pedazos prefiero caminar por el sendero de mi destino con las ansias de encontrar una puerta abierta y que quiera que lo ayude a llevarlos a donde me han hecho partir. Es tan decepcionante el que no valoren verdaderamente lo que uno ha hecho, dado y entregado por un lugar, que te han dado tan poco y te exijan cada vez más, es tan denigrante que te digan que si no puedes como ellos dicen te marches…

Estoy consciente que tu hipócrita maldito, humano de la escoria, alma vacía, envidioso, imbécil, idiota, ignorante, repugnancia andante, estiércol de la vida, basura, incompetente, parásito, goloso, traidor leerás esto en algún momento. Solo quiero ofenderte, ofenderte en lo más profundo de tu mente, esa parte en la cuál no entiendes nada de lo que leíste y aún así te sientes mal y sucio. Quiero que sepas y que nunca olvides que cuando necesitaste de mí, estuve ahí; cuando no sabías que hacer yo tome las riendas; que cuando no sabes que hacer siempre tengo una respuesta; que cuando llegué no había un rumbo y yo se lo devolví; pero sobre todas esas cosas que me quedan sin mencionar, nunca quiero que olvides, que llegué siendo uno más y me marcharé dejando un legado que ni tú mismo podrás borrar.

Personas hipócritas nunca han triunfado y eso tu lo tienes bien claro, por eso estas en tu cueva y no te dejan quitarte tu collar porque estás donde debes estar en una cueva. Para ti solito, para que te sientas importante y que no te des cuenta que eres la marioneta de la cueva. Ladra todo lo que quieras desde esa cueva, que perro que ladra no muerde, y cuando muerde le dan por la cabeza y se castiga. Me marcho, pero que te quede claro, no me llames cuando la oscuridad de tu cueva te consuma y te hunda hasta que no puedas distinguir si tienes los ojos cerrados o es la oscuridad que te rodea terminando de consumir tus entrañas.

Ya terminaste de leerme, y tu mente no sabe si soy quien escribe u otra persona. Porque lo que uno sabe hacer no fanfarronea con ello, se dominar muy bien mis palabras y darle el sentimiento que llevo dentro. Eso que sentiste es lo que pienso de ti. Trata de dormir esta noche, porque con lo que tu conciencia comience a supurar por esa herida de ignorante los cargos de conciencia de lo que has hecho. Cuando las pesadillas sobre lo que tienes que hacer y no hay nadie que responda se apoderen de ti, ya la realidad no te dejará distinguir entre fantasía y la verdad. Tengo muy bonitos pensamientos y sentimientos, pero cuando los oscurecen y oprimen surgen los que oprimo y escondo. Felicidades, despertaste en mí algo que había oprimido hace mucho. No me esconderé detrás de mi fe, porque esto son palabras de un hombre, no de un cristiano. Por lo que la compasión por tus incompetencias jamás existirá. Que te vaya bien y recuerda, los mentirosos y bochincheros le pudrirán la boca y comerán su alma sus palabras y sus hechos.

“La verdad nunca tiene peligros para el hombre sincero, ni el conocimiento los tiene para el sabio; para el necio y para el hipócrita, error y verdad son igualmente peligrosos.”

-Philip James Bailey

En aquel momento estos sentimientos afloraron, hoy en día hay muchas personas enfrentando situaciones como esta a diario. En su familia, amistades, relaciones de pareja, trabajo, en fin, donde sea. No es algo artificial, mucho menos algo indebido, es un sentimiento normal cuando somos honestos, sinceros y abiertos. Debemos aprender a no confiar todo, debemos callar algunas cosas. No sabemos cuándo esa persona utilizará eso que, abiertamente confesaste, confiando, en tu propia contra. Hay que limitar nuestro círculo de confianza y escoger personas de calidad.

Published by Victor Sola

From Puerto Rico. Athletic Trainer and writer in development. Love to write. If I can think about, I will write about it. Open to learn new things.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Create your website at WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: