Inconexo

Todos hemos tenido rupturas amorosas. Unos más que otros, otras más difíciles, complicadas, pero están. Marcan la vida. Algunos logran visualizarlo como una oportunidad, un chance de sacar algo negativo. No todos lo ven así. En el fondo romper lazos de amor, cariño, y conexión es doloroso y complicado. No importa si fue algo de semanas o de años, duele, y deja cicatrices.

Lo peor de las rupturas es que las cicatrices que dejan se convierten en miedos, inseguridades, defectos y problemas. Dejamos que tomen control de nuestras vidas, afectando todo lo que pueda venir en un futuro. Lo hacemos inconscientemente, autoprotección para un alma adolorida y herida que quiere vivir sin sufrir lo mismo. Caemos en el juego vicioso del amor. Un vicio que trae muchas alegrías, pero los dolores y las heridas son capaces de borrar esas sonrisas que acompañaron alguna vez esos momentos amorosos.

Un “Te Amo” nunca estará ausente, y en nuestro idioma español es la máxima expresión escrita y hablada de lo que se puede llegar a sentir por una persona. Si nunca lo pronunciaste en una relación de pareja no vivías amor, era otra cosa, que no deja de doler cuando se rompe. Pero esas cinco letras divididas en dos palabras expresan tanto y duelen tanto, que al romperse ese lazo que una vez unió lo que llevó a expresarlo, puede ser la experiencia más dolorosa de un ser humano. Te cambia la vida.

“El amor es tosco y punto, y aún así es la enfermedad más sexy que existe en el mundo.”

Al otro lado del olvido – Pet Fella

Caemos en el juego vicioso del desamor. Decimos: “la próxima persona que quiera estar conmigo la va a tener difícil, va a tener que demostrarme que me quiere de verdad, que le intereso de verdad, y no voy a caer otra vez en lo mismo.” ¿Sabes cuál es la verdadera razón de esto? ¡¡¡Que es mentira!!! Lo decimos para aparentar, para que los que nos rodean piensen que somos fuertes. Nos reconfortamos en esas palabras por que nos hace sentir bien, nos sentimos empoderados de la vida, sentimos que estamos en control de esta encrucijada que se llama vida y nos hace trampas con el amor.

Es una mentira, por que nos hacemos los fuertes y todo, llegamos a estar solos un tiempo. Pero en el fondo… En el fondo queremos a alguien, queremos hallar esa persona que se parece a lo que llena las expectativas de ese momento, a lo que nos llena en ese momento. Nos volvemos juiciosos y exigentes. Pensamos que nos merecemos a un ser sobrenatural que nos acoja y nos haga sentir amados eternamente y que nunca sepamos lo que es sufrir por amor nuevamente. Excelente, si eso es lo que realmente quieren, buena suerte. La realidad es otra, y duele. Duele por que es verdad, por que no puedes huir de ella.

Nos hacemos unos muros entorno a nuestra alma y creemos que son impenetrables, pero hay una persona en especial que sin nosotros saberlo tendrá una llave para esa puerta secreta que dejamos a propósito en nuestro muro. Por que al final, dejaremos entrar a alguien, alguien va entrar sin derrumbar los muros y se acabó la imagen indestructible de ser un exigente amoroso. Sin hablar de que cuando los besos, abrazos, caricias, entre otras cosas más, afloren los sentidos se alborotan y se fue la fortaleza a la galaxia más cercana. Y sin darnos cuenta estamos nuevamente en un amor naciente.

No está mal, no es malo, es riquísimo. Pero, ¿estamos preparados realmente? Yo creo que hasta que humanamente no podamos tener este pensamiento en nuestra mente no estamos realmente listos. Creo fielmente en lo siguiente: – La próxima persona en tu vida no tiene la culpa de lo que has sufrido. No tiene culpa del daño que te hicieron. No es el motivo de por qué tu corazón está en pedacitos. No es la causa de ese miedo que te domina. Por tal razón, no merece que le des una persona a medias, no merece un amor condicionado, besos prestados, abrazos alquilados, y mucho menos sentimientos a medias. La persona que llega a tu vida en una nueva etapa está viendo esa persona que se rompió y se levantó, y que sin darnos cuenta está recogiendo pedacitos de ese corazón roto y te ayuda sin darte cuenta a pegarlo. Cuando menos lo esperes te va estar mirando con los mismos ojos que soñaste alguna vez, te presentará con el orgullo de que seas la persona que quiere a su lado. No tiene culpa de nada, regalale la mejor versión de quien eres. Cuando menos lo imagines estarás en medio de un amor que negaste un tiempo, pero que se coló en tu vida sin darte cuenta, y cuando lo viste bien, no es lo que querías, es lo que necesitabas. –

Cometerás errores, yo mismo los he cometido. Pero habrá personas que entrarán a tu vida, y eres tú quien tiene que abrir los ojos. No puedes ser menos prioridad en ellos de lo que tu le brindas. Debes respetar y tener siempre presente que cada persona es un mundo diferente, y sus problemas para ti quizás sean un vaso de 3 oz de agua, ten presente que hay venenos que con 1 oz es suficiente. Analiza cómo esos problemas alteran su vida, su día y por qué. Entenderás desde ese instante el lugar que te darán en su vida. Duele, decepciona, por que quizás esperabas más. Ten presente que todos somos el villano en alguna historia de alguna persona, y en la nuestra los roles son diferentes.

El amor es la clave en muchas cosas, sentirlo es algo inexplicable. Si te surge la oportunidad lánzate, vive. Nos enamoramos infinitas ocasiones y todo siempre es diferente. Todos los detalles, todo es diferente, pero que magicos son. Vive y deja vivir, se parte de la historia de alguien, deja que todo fluya. El mundo y el universo está lleno de canciones, poemas, cartas, expresiones de amor y todas son diferentes. Ama, ama con todo, al final es mejor marcharse de un lugar con el alma y la mente en calma y paz de que lo diste todo, diste lo mejor de ti. Eso vale demasiado, si no fue valorado estabas en el lugar equivocado.

Todas las religiones del mundo tienen el amor en un lugar clave. El amor tiene distintas clasificaciones, pero el amor de pareja, eso es un amor que hay que vivir para entender, para saber lo que es dejar todo por alguien. Solo debemos de no cometer errores crasos como alejarnos de nuestras amistades y familiares, dejar de ser quienes somos, volvernos alguien que otra persona quiere ver. Tienes que ser tú. Que siempre seas tu mejor versión, la otra persona solo debe llenar espacios que te hagan parte de ellos. Si dejas de ser tu para ser amado, sal corriendo, y vete lejos, lejos. Por que ahí ya no es saludable.

El amor puede surgir en días, semanas o meses… Pero en el fondo, cuando miras a los ojos a esa persona puedes decir claramente si hay alguna conexión entre ambos. Ahí está la semillita, riegala, cuidala, cosecharás tus esfuerzos, si fracasa quizás no era para ti. Pero cerrarnos no es lo mejor. Puedes dejar escapar a una persona que puede darlo todo solo por verte sonreir.

Con el tiempo que te sobra de tu día permíteme componerte una poesía, para cada vez que sonrías me recuerdes todo lo que daría.

Víctor Solá

Published by Victor Sola

From Puerto Rico. Athletic Trainer and writer in development. I love to write. If I can think about it, I will write about it. Open to learn new things.

4 thoughts on “Inconexo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: